Esta ilustración de la NASA muestra un posible futuro taxi aéreo sobrevolando un vertiport municipal.

Esta ilustración de la NASA muestra un posible futuro taxi aéreo sobrevolando un vertiport municipal. Los expertos de la misión Advanced Air Mobility de la NASA han firmado acuerdos con cuatro estados y una ciudad para organizar una serie de talleres que ayudarán a los gobiernos locales a preparar sus planes de transporte para incluir este tipo de viajes aéreos. (Lillian Gipson and Kyle Jenkins/NASA/TNS)

TownNews.com Content Exchange

La próxima vez que estés afuera, mira hacia arriba.

Quizá veas casas, edificios, algunos árboles. Más arriba podrías veas algunas nubes, un avión comercial, un avión militar. Quizás haya un helicóptero.

En otras palabras, no hay mucho. Pero eso está cambiando.

Ingenieros y emprendedores aeroespaciales de todo el mundo están en una carrera para cambiar fundamentalmente la forma en que vemos el cielo.

Están trabajando en nuevos vehículos aéreos (en una industria llamada movilidad aérea avanzada) que se utilizarán para dejar paquetes en la puerta de tu casa, transportar personas y carga a distancias más cortas e incluso pudieran dar a la gente la posibilidad de llamar a taxis aéreos.

No se trata de un "si", sino de un "cuándo"", dijo Davis Hackenberg, director del proyecto de Movilidad Aérea Avanzada de la NASA. "La aviación eléctrica va a suceder".

A principios de este mes, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley patrocinado por la representante de Kansas Sharice Davids que crearía un grupo de trabajo para estudiar lo que el gobierno federal debe hacer en relación con la incipiente industria. Ahora se dirige al Senado de Estados Unidos, donde está siendo liderado por el senador de Kansas Jerry Moran.

El proyecto de ley es un intento de preparar al gobierno para lo que probablemente cambiará el futuro del transporte. Supondrá todo, desde nuevas normas de seguridad, pasando por infraestructura en forma de "vertiports", hasta conseguir que el público acepte el concepto de aviones tipo drones por sus vecindarios.

También es un intento de mantener a Kansas (con su consolidada industria aeronáutica) a la vanguardia de la próxima generación de vuelos.

"Creo que estamos bien posicionados no solo para ser la capital aérea del mundo para toda la aviación general y comercial que hemos sido históricamente, sino que también podemos ser la capital aérea del mundo para la movilidad aérea avanzada", dijo Pierre Harter, director de investigación y desarrollo del Instituto Nacional de Investigación Aeronáutica de la Universidad Estatal de Wichita.

Durante casi un siglo, el transporte aéreo se ha limitado en gran medida a los aviones y helicópteros. Para el pasajero promedio, durante gran parte de ese periodo, ha significado ir a un aeropuerto, sentarse durante una hora y meterse en un asiento que parece ser más pequeño cada año.

Pero la tecnología podría cambiar pronto nuestra forma de pensar en los vuelos.

Las baterías son cada vez más pequeñas. Los materiales para construir los aviones son más ligeros que nunca. El software es cada vez más sofisticado. Según Harter, una cabina moderna de hace 20 años no puede hacer ni la mitad de lo que hace el teléfono que llevamos en el bolsillo.

En los últimos 15 años, la aviación se ha centrado aún más en la tecnología eléctrica. Eso ha permitido nuevos diseños de aviones. Cambió la forma de volar. Cambió la forma de utilizar los aviones. Los volvió más silenciosos, para que puedan acercarse a los hogares de la gente.

"Es un gran viejo oeste abierto y salvaje", dijo Harter. "Hay mucha gente ahí fuera, muchos soñadores que intentan descifrar este rompecabezas. Hay mucha gente que no es tradicionalmente aeroespacial y que cree que también puede descifrar este rompecabezas".

¿El fin de los 'desiertos del transporte'?

Ya hay empresas como Joby Aviation, que cuenta con inversiones de Uber, que están probando vehículos de pasajeros con la esperanza de obtener la certificación de la FAA. Amazon y Wing, que es propiedad de la matriz de Google, Alphabet, ya tienen permiso para usar drones para entregar paquetes en algunos lugares. Hyundai cuenta con un grupo de movilidad aérea avanzada y empresas tradicionales de aviación como Boeing han invertido en start-ups.

Entonces, ¿cómo sería exactamente este futuro?

Tal vez estés caminando por la calle hacia el vertiport, donde tomarás un taxi aéreo porque llegas un poco tarde al trabajo. Algo vuela por encima, justo por encima de las casas. Puede que sobrevuele su destino y haga descender una cuerda para dejar caer un paquete. Tal vez, más arriba en el cielo, haya un vehículo que lleve la carga de una empresa al aeropuerto, pero no te das cuenta porque es muy silencioso, a diferencia de un helicóptero.

"Creo que en los próximos 10 años ... es realista decir que se van a ver algunos de camino al trabajo por la mañana", dijo Hackenberg.

No ocurrirá todo a la vez. Primero, dijo Harter, es probable que veamos algunos de estos aviones, con un piloto, llevando cajas de un lugar a otro. Esos viajes permitirían a las empresas sentirse cómodas con la tecnología y cumplir los requisitos de seguridad para poder empezar a volar con pasajeros. Entonces empezará a ser autónomo.

"Al principio no será autónomo", dijo Harter. "Hay mucho desarrollo por hacer, mucha infraestructura que construir, mucha confianza del público que crear, sin mencionar que los reguladores tienen que aprobarlo todo primero".

A medida que las nuevas aeronaves se generalicen, el resultado podría ser algo tan sencillo como reducir el tiempo de viaje dentro de las zonas urbanas y suburbanas, facilitando un poco el acceso al aeropuerto o desde los suburbios al centro de la ciudad. Pero también podrían utilizarse para ayudar a eliminar los "desiertos de transporte", facilitando que un médico llegue a un paciente de una zona rural con acceso limitado a un hospital.

"Creo que parte del reto es que va a depender en gran medida de las prioridades de la comunidad", dijo Nancy Mendonca, líder de integración comunitaria de la Misión AAM de la NASA. "Y luego entender lo que quiere la comunidad local".

Hay muchas cuestiones pendientes antes de que la movilidad aérea avanzada se convierta en algo habitual. Hay que tomar precauciones de seguridad y elaborar reglamentos. Hay que capacitar a los pilotos y desarrollar la mano de obra. Está el costo. Hay que averiguar quiénes utilizarán este tipo de transporte. Hay que averiguar si la gente quiere tener estos aviones cerca de sus casas, por muy silenciosos que digan las empresas que son.

Todavía hay que hacer más avances tecnológicos si se quiere que vayan más allá de 150 millas y que no estén tripulados. Hay infraestructuras que las ciudades y los pueblos tendrán que crear. Habrá discusiones sobre dónde colocar los vertiports. Habrá cuestiones de acceso, si serán solo juguetes para la burguesía o estarán disponibles para la gente común.

El grupo de trabajo que se formaría si el proyecto de ley se aprueba en el Congreso se encargaría de responder a algunas de esas preguntas.

"Cuando se empezó a hablar de los drones, nos quedamos atrás", dijo Davids. "Y quiero asegurarme de que eso no ocurra con esta tecnología emergente".

Davids dijo estar "emocionada" con el sector, que se prevé que crezca de forma significativa en los próximos 15 años. Un reporte elaborado por Deloitte este mes de enero preveía que el mercado en torno a la movilidad aérea avanzada podría generar unos 115 mil millones de dólares en 2035 y emplear a más de 280 mil personas.

Hackenberg, de la NASA, dijo que habrá una intensa competencia en todo el mundo y afirmó que, en su opinión, Estados Unidos "debe ganar".

"La aviación es el futuro", dijo Hackenberg. "Hay una gran competencia. Es como la automoción, se va a distribuir ... se van a construir vehículos y demás en todas partes. Pero tenemos que ser los dueños. Necesitamos tener los General Motors y los Ford. Y con suerte, los Toyotas y los Tesla y todo lo demás".

This article originally ran on kansascity.com.

Locations

TownNews.com Content Exchange